martes, 22 de abril de 2008

CHAU AMIGO...


Hace un poco menos de un año me llegó la noticia de la muerte de “palito”, mi gran amigo de la infancia y la adolescencia. José Luís Rodríguez se llamaba y nos habíamos conocido el primer día de clase en la escuelita primaria allá en nuestro “Cañadita”. (Pueblo natal)

Volví abatido a mi pueblo y recorrí cada una de sus calles polvorientas y busqué en vano con mi mirada desesperada en cada esquina su figura que ya nunca mas estará.
Hacia varios años que no nos veíamos. El destino o la búsqueda de nuevos horizontes nos había alejado.
No tengo fotos de “palito”, pero encontré en esta vieja casa lo que era el bar donde nos reuníamos todos los amigos y cotejábamos a las muchachas.
No tengo palabras para despedir al amigo entrañable de tantas travesuras de pequeño, de aventuras adolescentes, de tantas alegrías y tristezas vividas juntos. Solo apelé a este poema que pinta el sentimiento alejado pero nunca muerto.


Tiernamente amigos *
Éramos como quien dice tiernamente amigos,
dos pequeños vagabundos a lomo del rió.
En nuestro pequeño bote de madera
íbamos pariendo luz de primavera.
A los trece un niño no miente cariño. Y les puedo asegurar
que no tuve nunca más un amigo igual.

Nos juramos de por vida ser amigos, fieles,
entre novias y poemas, risas y burdeles.
Nunca separarnos ¡libertad o muerte!
Siempre defendernos. Sueño adolescente...
a los 17, vida es utopía. Y les puedo asegurar
que no tuve nunca más un amigo igual

Desandamos tantas veces el camino andado,
él perdió su fe y a veces nos telefoneamos.
Ya no tiene gracia nuestra verborragia.
Yo sigo montado sobre el mismo rió;
él, vendió sus sueños y acortó caminos. Más les puedo asegurar
que no tuve nunca más un amigo igual.

El perdió lo suyo y yo también perdí lo mío,
algo nos cambio el perfume tierno del estío.
Entre bambalinas yo juego a estar vivo;
él, se pilla un perro todo los domingos.
Ya no creo que recuerde nuestro río. Mas les puedo asegurar
que no tuve nunca un amigo igual.

Aun recuerdo su sonrisa y siento que el destino
es como algunas botellas donde duerme el vino;
unas se conservan y otras se avinagran.
Y aunque el tiempo mate ciertas bellas almas,
siempre guardo lo que fuera suyo y mío, Y les puedo asegurar
que no tuve nunca más un amigo igual.
* autor: Victor Heredia

12 comentarios:

Graciela dijo...

Me llegó al alma tu Post, Nestor..que bello recuerdo..me vino a la memoria ese viejo tema "Cuando un Amigo se va" de Cortéz!!. te dejo un cariño

MoHiKaNa dijo...

Que bonito recuerdo para una ser querido¡¡.

Biquiños.

Ana dijo...

Me encantó este post,nos diste a conocer tu dolor,tus sentimientos!
Muy bonita la dedicatória!

Un besazo Nestor

asbeirasdoarnego dijo...

Lo siento por tu amigo. Pero siempre queda el recuerdo, los amigos de la infancia (adolescencia) son los mejores de eso no hay duda.

d´Agolada dijo...

Perder a un amigo de los de toda la vida, aquel con el que lo has compartido todo, has pasado momento irrepetibles.... es una de las peores cosas que te pueden suceder en la vida, incluso peor que perder a un familiar. Seguro que tu amigo se siente agradecido por que te acuerdes del con un post tan bonito. Un abrazo.

David Carrascosa dijo...

Querido Néstor, por tus palabras no parece haber muerto tu amigo, ni lo hará en mucho tiempo. Llévale en el regazo de tu memoria.

No es el mejor momento (no había leido tu blog) pero cuando puedas me guataría que recogieras algo en el mío. Y con mucho merecimiento.

Abuela Ciber dijo...

Son dolores profundos, cuando perdemos seres que nos han acompañado en tantos pero tantos momentos de la vida.
Buen homenaje al amigo.
Gracias por visitarme.
Cariños

susana dijo...

siento mucho lo de tu amigo, te mando un cálido abrazo, aunque desconocida sé lo que es perder al alguien importante para uno...bueno tb soy nueva en tu blog, vengo desde el blog de David "Peon de brega" para felicitarte por el premio concedido, un saludo, su

Princesa_DeAquelViejoReinoPerdido dijo...

Valla... que mal.=(
Lo cierto es que cuando un amigo se va se lleva con el una parte de ti. En cierto modo el seguirá vivo en los recuerdos que compartisteis.
Mi verdadero nombre es vulgar, repetitivo. Cientas de personas se llaman igual dentro de mi misma ciudad. Siempre les reproche a mis padres haberme escogido nombre tan poco adecuado para un artista.
Mi nombre significa "princesa" en hebreo antiguo. Pero hace ya tiempo que mi reino ha quedado olvidado.
Si me llamase de otra forma, mi historia no habría cambiado, sería la misma.
Si me quieres llamar de alguna forma, llamame Cherry.
Porque ese es mi nombre artístico, porque es el pseudonimo que se alzo entre tantos premios, porque es como me conocían los que seguían mi grupo, porque es como me llama mi principe y las personas a las que mas quiero.
Un abrazo y mucha fuerza.

Sibyla dijo...

Lo siento mucho Néstor!
Cuando un amigo se va...
Queda un dolor y un hueco muy grande...

Preciosa poesía de homenaje.

Mi abrazo de condolencia:)

El Secreto Del Mundo dijo...

Que bonito recuerdo para alguien tan especial para ti.
Me encantó tu post, un gran homenaje a tu amigo.
Saludos

carlota dijo...

Hola Nestor. Siento lo de tu amigo. Aquí hay una canción que dice que algo se muere en el alma cuando un amigo se va... y así es. Porque ese lugar, su lugar, más nadie lo podrá ocupar. Y queda vacío. Un abrazo.